Si eres residente fiscal en un país con reglas CFC (como la mayoría de los países europeos, EE. UU., Canadá, Reino Unido, Australia, etc.), puede haber situaciones en las que las autoridades locales reclamen que tu empresa debe pagar impuestos allí en lugar de hacerlo en Estonia.

Según la ley, esto puede ocurrir para entidades que:

Han sido constituidas conforme a las leyes locales: esta situación nunca sucederá si fundaste tu empresa en Estonia.

Tienen su domicilio social en el territorio local: significa que no puedes tener tu sede permanente, como una oficina, fuera de Estonia. No puedes alquilar o comprar una oficina para tu empresa en Alemania, EE. UU. o Australia, por ejemplo.

Tienen su sede de gestión efectiva en el territorio local: varía de un país a otro, pero generalmente significa que la mayoría de la junta no puede residir (es decir, ser residente fiscal) de un país con reglas CFC. Si eres el único miembro de la junta, por ejemplo, y vives en Alemania, las autoridades alemanas concluirán que tu sede administrativa efectiva se encuentra en el país y, como tal, solicitarán a tu empresa que se adhiera a las leyes fiscales alemanas y pague impuestos en Alemania.

En ese escenario, perderás los beneficios de la tributación únicamente sobre la distribución de beneficios y no podremos continuar ofreciéndote nuestros servicios.

NOTA IMPORTANTE: Con la nueva Directiva Europea sobre elusión fiscal de enero de 2020, estas reglas CFC no se aplican a los ciudadanos europeos que cumplan ciertos requisitos. Eso significa que puedes vivir (y ser residente fiscal) en cualquier país europeo y administrar tu empresa estonia online desde allí, sin la necesidad de ser un nómada digital.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!