Este artículo también está disponible en:
Tu empresa necesita un número de VAT (IVA) intracomunitario si se cumple alguna de estas condiciones:

Si tu empresa ofrece servicios como desarrollo web, diseño, consultoría, marketing, etc., a clientes europeos, y tus ingresos superan los 40.000 euros al año.
Si ofreces servicios o productos digitales (software o contenidos digitales) a clientes B2C europeos (consumidores finales) desde la primera venta.
Si ofreces servicios o productos digitales (software o contenidos digitales) a clientes B2B europeos (empresa a empresa) desde la primera venta, e ingresas más de 40.000 euros al año.

Incluso si no cumples ninguna de las condiciones anteriores, te recomendamos que solicites tu número de VAT si estás tratando con otros clientes o socios de Europa.

¿Por qué? Porque tiene muchas ventajas y ninguna desventaja:

🤩 Te permite operar con mayor facilidad en la Unión Europea. Facturar entre empresas europeas con números de IVA implica añadir IVA 0% a tu factura, lo cual simplifica mucho la facturación.

🤩 Además, el número VAT añade presencia y confiabilidad a tu empresa frente a tus clientes y proveedores.

🤩 Es también muy útil para evitar tener que estar siempre pendiente de los diferentes VAT de los distintos países Europeos.

Puedes encontrar más información sobre este tema aquí
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!