Tu empresa, en el momento de ingresar en el registro de Estonia, obtiene un número de registro. Este número, junto con el nombre de tu empresa, sirve para identificarla, y debe incluirse en las facturas que envías a tus clientes o te envían tus proveedores. Se compone únicamente de dígitos numéricos (Ej. 123456789).

Si tu empresa también obtiene un número de VAT intracomunitario y entra en el registro VIES (incluido de forma gratuita en nuestro pack de creación de empresas), obtendrá un número de VAT que comenzará con EE (como EE123456789). Este número es importante para incluir también en las facturas, sobre todo las europeas, tanto de clientes como de proveedores.

Independientemente de que tu empresa tenga o no VAT, desde el momento que tiene un número de registro, ya puede facturar a cualquier cliente y que los proveedores emitan facturas.

Sin embargo, nosotros siempre recomendamos que obtengas el número de VAT, porque tiene ventajas adicionales para tu empresa y ningún inconveniente.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!