Este artículo también está disponible en:
La regla es bastante simple y depende del tipo de servicio que ofrece tu empresa y si está sujeta al IVA o no.

En primer lugar, si tu empresa NO está sujeta al IVA, es decir, no tiene un número de VAT que comience con EE, NUNCA añadirás el IVA o VAT a tus facturas.

Si tus servicios requieren tu intervención directa (Ej. Desarrollo de software, consultoría, marketing, etc.) se aplican las siguientes reglas:

Si tu cliente es B2B (una empresa) en Europa, con un número de VAT, no tendrás que agregar IVA a la factura (0%). En su lugar, añades una cláusula a tu factura como esta: “The purchase is liable to Intra-Community supply 0%, Reverse charge”.

Si tu cliente es B2C (particular), o B2B sin un número de VAT, añades el IVA de Estonia (20%) a la factura.

Por último, si tu cliente está fuera de Europa (Ej. Estados Unidos), no le añades el IVA (0%).

Por el contrario, si tus servicios no requieren de tu intervención, es decir, están automatizados (por ejemplo, has creado una aplicación web o un eBook descargable), se aplican estas reglas:

Si tu cliente es B2B europeo (una empresa) con un número de VAT válido, no añades IVA (0%) y pones la misma cláusula.

Por el contrario, si tu cliente es B2B o B2C y no tiene un número de VAT, pero es de Europa agregas el IVA de tu país de origen a la factura. Para un cliente español, eso sería un 21%.

Por último, si tu cliente está fuera de Europa, no le añades el IVA (0%).

EXCEPCIÓN IMPORTANTE: Recuerda que tu empresa necesita agregar el IVA de Estonia (20%) a cualquier factura que realices a otra empresa de Estonia (ya que es una operación interna dentro del sistema tributario de Estonia).



Tienes más información sobre cómo funciona el IVA y los impuestos de Estonia aquí.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!