Este artículo también está disponible en:
La fecha de la factura de la venta y el pago no tienen por qué realizarse en el mismo momento. Puede ocurrir que después de enviar la factura pasen algunos días o incluso una semana hasta que recibas el pago.

Es importante que este plazo sea razonable (menos de un mes), y que recibas el pago el mismo día o antes de emitir la factura.

Para los clientes que no pagan a tiempo, nuestra recomendación es que tomes algunas precauciones a la hora de emitir las facturas, y además incluyas una cláusula de recargo por demora. Estas cláusulas son totalmente legales y bastante comunes en Estonia.

Básicamente, lo que tienes que hacer es incluir en la factura la fecha de emisión, la fecha de vencimiento (recomendable como máximo una semana después), y una cláusula de morosidad que suele ser del 0,5% diario una vez vencido el plazo de pago.

Entonces, si el pago se retrasa tres días después de la fecha de vencimiento, se aplicaría un recargo del 1,5 %. Por ejemplo, para una factura de 100€, serían 1,5€ más, que no es tanto, pero es un recordatorio importante para que tus clientes paguen a tiempo.

Al final, se trata de educar a tus clientes para que respeten tu trabajo o los servicios o productos que ofreces profesionalmente.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!