Este artículo también está disponible en:
Los gastos justificables o deducibles son aquellos imputables a la empresa, es decir, pagados por la empresa y deducidos como gasto empresarial. Gracias al innovador sistema fiscal estonio, estos gastos están exentos de impuestos. Se consideran dinero que estás reinvirtiendo en la empresa.

Básicamente, se trata de cualquier gasto relacionado con tu actividad que no implique que tengas un establecimiento permanente en otro país, para evitar considerar a tu empresa residente fiscal allí. Vamos a ver algunos ejemplos:

Los gastos de tus servidores y web: hosting, dominios, y cualquier otro servicio web que necesite tu negocio.

Herramientas administrativas y software online u offline de gestión, contabilidad, etc.

Herramientas web, suscripciones y software que necesitas para desarrollar tu actividad.

Suministros de oficina fungibles.

Viajes o transporte público para el trabajo, incluidos vuelos, alquiler de automóviles, servicios como Uber o Taxify y alojamiento, como Airbnb. Esto incluye viajes a Estonia (si lo necesitas para abrir tu cuenta bancaria, por ejemplo).

Las tarifas de las pasarelas de pago, como las pasarelas de pago de tu tienda online o servicios similares.

Comidas de trabajo, pero solo para tu(s) cliente(s), no para ti.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!