Este artículo también está disponible en:
El capital social es el dinero que garantiza la protección de los socios de una sociedad limitada. El capital social establece la máxima responsabilidad que se le puede atribuir a una empresa cuando incurre en deudas o problemas con la justicia.

Es la sociedad, y no sus socios, la responsable de pagar estos problemas, hasta el máximo del capital social. Por lo tanto, esto protege a los socios de la empresa.

El capital social mínimo en Estonia para una sociedad OÜ (sociedad limitada) es de 2500 €. Eso significa que los accionistas deben aportar un capital total de al menos 2.500 €. El porcentaje que aporta cada accionista también define su porcentaje de participación (y por tanto de propiedad) de la empresa.

El capital social de una empresa no tiene que pagarse en el momento exacto en que se registra la empresa. Tienes hasta 10 años para hacerlo. De hecho, es una práctica habitual no pagar este capital social inmediatamente.

Sin embargo, hasta que no se haya pagado el capital social, la sociedad no podrá repartir dividendos, y serán los socios los que respondan con su dinero, ya que se supone que la sociedad aún no dispone de ese capital social para responder con eso.

Para pagar el capital social, los accionistas hacen un ingreso a la cuenta de la empresa desde sus cuentas personales y lo actualizan en el registro de la empresa para que este cambio quede registrado.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!